PRESTAMOS PERSONALES E INTERESES ABUSIVOS. El Tribunal Supremo limita los intereses de demora en los préstamos personales.

intereses de demora en los préstamos personales

El Pleno del Tribunal Supremo acaba de dictar una muy importante y trascendente  sentencia que afecta a millones de personas en nuestro país al limitar los intereses de demora en los préstamos personales. Vayamos por partes con el fin de explicar la noticia.

Nos referimos a préstamos personales; es decir, aquellos que no son hipotecas, y que cualquier ciudadano de a pie puede haber pedido en su banco o entidad financiera (incluyendo a todas estas financieras que desarrollan agresivas campañas de publicidad en televisión y que prometen dar dinero de forma rápida y fácil) para comprarse un coche o cualquier otro bien de consumo, hacer reformas, tapar algún agujero, etc.

Es decir, cualquier préstamo que no tenga hipoteca.

clausula suelo de tu hipoteca

Pues bien, todos tenemos conocidos que han pedido alguno de estos maravillosos préstamos y que posteriormente se han arrepentido de ello por cuanto, ha sido peor el remedio que la enfermedad, adeudando a la entidad una cantidad mucho mayor que la recibida en su momento.

Pues bien, el Tribunal Supremo acaba de poner fin a estos excesos… y desde luego lo ha hecho sin contemplaciones… Cortando por lo sano…

Afirma el Tribunal Supremo en su sentencia del pasado mes de abril que deben considerarse abusivos aquellos préstamos cuyo interés de demora (el que se paga como penalización por dejar de pagar las cuotas) sea superior en más de 2% el interés remuneratorio (el que se paga cuando todo va bien y el consumidor está pagando religiosamente las cuotas acordadas), de forma que se limitan duramente los intereses de demora en los préstamos personales.

El Tribunal Supremo basa su decisión -tomada por el Pleno, es decir, todos los jueces de la Sala, lo que aumento su importancia- en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y usuarios y la doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que se está convirtiendo en un auténtico dolor de cabeza para los bancos con su decidida defensa de los Consumidores y Usuarios.

¿Y cuál es la consecuencia práctica de esta sentencia que limita los intereses de demora en los préstamos personales?

Muy sencillo… se tendrán por no puestos dichos intereses de demora, de forma que el consumidor pasaría a no pagar ningún interés de demora, eliminando completamente el incremento porcentual que provoca el interés de demora abusivo. De esta forma, siempre pagarán el interés remuneratorio (el que estaba vigente cuando el, préstamo estaba al día y no había ningún problema) que obviamente es mucho menor que el moratorio.

Pongamos un ejemplo práctico.

Carlos y Chari han pedido un préstamo personal de 10.000.- € a su financiera para comprarles una casita de juguete a sus dos maravillosos hijos. El contrato que firmaron con la financiera indica que si todo va bien y pagan sus cuotas mensuales, pagarán un interés del 10%.

Carlos y Chari están convencidos de que podrán pagarlo y que todo irá bien.

Sin embargo, un imprevisto hace que no puedan pagar un par de cuotas y es entonces cuando su financiera les comunica que, dado que no han pagado las cuotas mensuales, a partir de ese momento el interés pasará a ser del 24% en vez del 10% que estaban pagando.

Evidentemente, Carlos y Chari tienen un problema serio, ya que la financiera les demandará en el Juzgado y les pedirá (con muchas posibilidades de éxito, al menos hasta ahora) que devuelvan el dinero prestado con un interés del 24% lo que hace que en pocos meses se deba al banco una cantidad muy superior a los 8.000.- € que pidieron prestados.

Esto se ha acabado con la sentencia del Tribunal Supremo que limita intereses de demora en los préstamos personales, dado que, aplicando dicha sentencia, se tiene por no puesto el 24% de interés, de forma que en todo caso pagarán el interés inicialmente pactado (10%).

Como podemos ver, las consecuencias de la sentencia del Tribunal Supremo son auténticamente espectaculares para millones de personas que han contratado préstamos personales y que, a mayor abundamiento, suelen ser personas que en muchos casos, no disponen de otras formas de financiación que gozan de mejores condiciones bancarias.

Chari y Carlos pueden ya devolver el préstamo sin que se les apliquen intereses abusivos.

De esta forma, el Tribunal Supremo ha revolucionado el negocio de los préstamos personales, poniendo el énfasis en los derechos de los consumidores y usuarios y obligando al banco a negociar de forma leal y equitativa.

Si tienes contratado un préstamo personal y tu banco o financiera te ha demandado por no pagar las cuotas, déjanos tu consulta aquí y te ayudaremos en tus problemas con los bancos.

 

Alberto Cañizares.

Dpto. Derecho Bancario y Mercantil. Cañizares Abogados.

Comments are closed.