Pensión de alimentos y Prisión. Tormentosa relación.

En la actualidad es constante el número de casos que los despachos de abogados gestionamos con relación a progenitores (la estadística demuestra que principalmente son padres) que tienen la obligación de pagar una pensión de alimentos a sus hijos por haberlo establecido así sentencia judicial y sin embargo, dada la actual situación de crisis económica, no pueden hacer frente a sus obligaciones.

Imagen

Ante este incumplimiento  el Código Penal establece  que: “El que dejare de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos cualquier tipo de prestación económica en favor de su cónyuge o sus hijos, establecida en convenio judicialmente aprobado o resolución judicial en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad del matrimonio, proceso de filiación, o proceso de alimentos a favor de sus hijos, será castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a 24 meses”.

 De esta forma, la comisión del delito de impago de pensiones se produce cuando se deja de abonar la pensión fijada en sentencia firme, de forma consciente y voluntaria y sin causa o motivo que lo justificare.

La práctica diaria como abogados especialistas en derecho penal nos demuestra que la mayoría de absoluciones en este delito de impago de pensiones se produce en los supuestos en los que se demuestra que es la situación  económica del progenitor no custodio la que le impide hacer frente a pensión de alimentos, eximiéndole en tal caso de responsabilidad penal.

Resulta curioso desde luego que la alternativa a la cárcel por la falta de recursos económicos del padre no sea otra que la multa económica, lo que en última instancia incide y agrava la situación económica del progenitor no custodio.

En cualquier caso, resulta fundamental destacar que para el supuesto de que recaigan dos o más sentencias condenatorias por impago de pensión de alimentos  la pena  es la de prisión.

Y ello por cuanto los Tribunales entienden que, ante la posibilidad de  instar una modificación de medidas por el cambio de circunstancias que determinaron la aplicación de una determinada cuantía como pensión de alimentos (lo que puede ser atravesar por una grave situación económica)  la inactividad del deudor permite  deducir  la posibilidad de pago por el padre y  la voluntariedad de su omisión (requisitos del delito por impago de pensión de alimentos).

O dicho de otro modo, los jueces entienden que si el obligado al pago no insta judicialmente la modificación de la cuantía de la pensión de alimentos es porque está conforme con ella, y puede hacer frente a la misma.

Como abogados especialistas en derecho penal y de familia, lo más aconsejable para un padre (o madre, que también las hay) sería en primer lugar acudir a un abogado especialista en este tipo de cuestiones  para llegar a un acuerdo entre las partes que pueda ser lo más beneficioso posible para ambos progenitores y en caso de que no fuera posible, solicitar una modificación de medidas ante la jurisdicción civil para disminuir la cuantía de la pensión de alimentos en caso de no poder afrontar la establecida previamente.

Con ello se evitaría la medida dramática de tener que enfrentarse a una pena de cárcel y los hijos menores de edad no se verían privados de su derecho a la pensión alimenticia por las dificultades económicas de sus progenitores debidas a la situación actual en la que nos encontramos.

 

Alba Fenoll.

Dpto. Derecho Penal CAÑIZARES ABOGADOS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.