Demandas judiciales por la ocupación ilegal de la vivienda

Ocupación ilegal de la vivienda, demanda judicial

Las demandas judiciales por la ocupación ilegal de la vivienda, han ido incrementándose en los últimos meses. Le contamos más a fondo sobre este tema. 

El artículo 47 de la Constitución Española dispone:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”. 

Las propuestas contra la ocupación ilegal de viviendas pueden entrar en conflicto con el principio constitucional de inviolabilidad de las viviendas. Por lo tanto, los jueces y las autoridades gubernamentales deben actuar con cautela para evitar la vulneración del derecho a la vivienda. El juez siempre debe ser quien ordene los desalojos forzosos, que puede incluso solicitar la ayuda de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. 

Entonces, ¿cómo sabemos cuándo estamos ante la ocupación ilegal de una vivienda y cuál es el procedimiento que debemos seguir? 

El artículo 245 del Código Penal, establece:

“ Al que con violencia o intimidación en las personas ocupare una cosa inmueble o usurpare un derecho real inmobiliario de pertenencia ajena, se le impondrá, además de las penas en que incurriere por las violencias ejercidas, la pena de prisión de uno a dos años, que se fijará teniendo en cuenta la utilidad obtenida y el daño causado.”

El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.” 

La ocupación ilegal de una casa se considera una violación de los derechos sobre un inmueble, lo que impide que su dueño o poseedor legítimo, su uso y disfrute de la propiedad. El ocupa ingresa a la casa sin el permiso o consentimiento del propietario y continúa usándola en contra de su voluntad. Esta definición no corresponde, por ejemplo, a la permanencia en la casa de un inquilino que no paga alquiler, por lo que en este caso no podríamos hablar de una ocupación. 

Además de los delitos directamente relacionados con el uso y ocupación ilegal de viviendas, pueden ocurrir otros delitos, como destrucción, amenazas o coacción. El dueño o particular que tenga el derecho legal de ocupar la propiedad no podrá forzar el desalojo del residente. Si no hay desalojo voluntario, la autoridad judicial debe intervenir. Por lo tanto, buscando el asesoramiento adecuado se buscará la solución más rápida y efectiva, que permita evitar que el problema siga creciendo. 

Si se encuentra en esta situación, en Cañizares Abogados, contamos con abogados expertos en derecho inmobiliario que le aconsejarán y acompañarán durante este procedimiento.

Comments are closed.