Nulidad del aval de los padres en la hipoteca de un hijo.

nulidad del aval de los padres en la hipoteca de un hijo. Abogados expertos en hipotecas en Alicante

Seguro que a muchos de nuestros lectores les suena este caso en el que el banco, para conceder una hipoteca a un comprador de vivienda, exigió que los padres, o algún otro familiar, avalara la hipoteca con todos sus bienes. Este tipo de supuestos, como decimos muy habitual, están siendo objeto de estudio por los tribunales de nuestro país por cuanto en muchos casos puede declararse la nulidad del aval de los padres en la hipoteca de un hijo.

Obviamente no es necesario que se trate de un aval prestado de padres a hijos, sino que la posible nulidad del aval es aplicable en todos los casos en los que el banco no haya informado debidamente al avalista, respetando los estándares de transparencia que le impone la actual legislación.

Recientemente el juzgado de Primera Instancia nº 11 de Bilbao ha dictado una sentencia que declara la nulidad de la cláusula de afianzamiento, es decir, del aval solidario que unos padres otorgaron en favor de su hijo en un préstamo hipotecario sobre una vivienda que compró su hijo.

Abusividad y falta de transparencia.

Dicha nulidad es consecuencia de la abusividad y de la falta de transparencia con la que la cláusula de aval fue redactada e impuesta en el contrato de préstamo hipotecario por la entidad bancaria.

llamanos. nulidad del aval de los padres en la hipoteca de un hijo. Abogados expertos en hipotecas en Alicante

En esencia, el Tribunal viene a declarar la nulidad del aval de los padres en la hipoteca de un hijo por entender que los padres nunca fueron informados de las consecuencias jurídicas y cargas que les imponía dicho aval, imponiendo, sin ningún tipo de negociación, que los avalistas renunciaran a la práctica totalidad de sus derechos.

Entienden los Tribunales que resulta abusiva la renuncia a todos los derechos que les pertenecen por el hecho de ser fiadores o avalistas.

Derechos de todo avalista que se concretan en los beneficios de orden, excusión o división.

El beneficio de orden es la facultad del fiador o avalista (padres), en caso de incumplimiento del deudor principal (el hijo), para compeler al acreedor (el banco) a guardar una prelación u orden a la hora de reclamar la suma adeudada. Esto implica que el banco no podrá ejecutar el bien que él prefiera o que más le interese, sino que deberá seguir un orden específico.

Beneficios de orden, excusión y división.

El beneficio de excusión implica que el acreedor (el banco), en caso de incumplimiento en el pago del deudor principal (el hijo), no podrá ir contra los bienes que el fiador o avalista (padres) haya prestado en garantía, hasta que no ejecute todos los bienes del deudor principal. Esto implica que el banco no podrá ejecutar o embargar los bienes que los padres hayan prestado en garantía hasta que no hayan ejecutado o embargado todos los bienes del hijo.

Finalmente, el beneficio de división concurre cuando existe más de un fiador o avalista (padres) puesto que la deuda deberá dividirse entre tantos fiadores o avalistas existan.

Ante una posible demanda de nulidad del aval de los padres en la hipoteca de un hijo, el banco deberá acreditar en sede judicial que la cláusula de aval fue negociada con los padres a fin de evitar que sea considerada como una cláusula abusiva.

En el caso analizado por el juzgado de Primera instancia de Bilbao, el banco no pudo probarlo, quedando constancia en el procedimiento que la cláusula había sido predispuesto por el banco, sin la más mínima información y negociación.

Consecuencias de la nulidad del aval de los padres en la hipoteca de un hijo.

Ante una posible nulidad del aval de los padres en la hipoteca de un hijo, se pregunta el Tribunal si los padres hubieran firmado el aval de haber conocido y comprendido las obligaciones que asumían y los beneficios a los que estaban renunciando. Y es contundente el Juzgado en sus conclusiones, declarando nula la cláusula de aval y liberando a los padres del pago de la hipoteca.

El Tribunal tuvo clara su respuesta, afirmando “que, en el caso que nos ocupa, los consumidores llevaron a cabo un pacto con la entidad financiera que, indudablemente no hubieran aceptado de haber sido tratados de una manera leal y equitativa que les hubiera permitido conocer las consecuencias económicas y jurídicas del contrato que estaban celebrando y les imponía un desequilibrio importante en su perjuicio que, indudablemente, determina su abusividad

La consecuencia de la nulidad del aval de los padres en la hipoteca de un hijo consiste en que los avalistas desparecen de la hipoteca, sin que nada pueda reclamarles el banco desde entonces.

Obviamente se trata de un tema de rabiosa actualidad, ya que esta práctica fue muy habitual en las hipotecas celebradas en los últimos años, que requiere para su análisis de abogados expertos en hipotecas, cláusulas abusivas y derecho de consumo. Aquí puedes leer más sobre los problemas más habituales con las hipotecas.

Si se encuentra en esta situación o tiene cualquier duda con su hipoteca,  llámenos (966.08.64.52 / 966.37.77.93) o déjenos aquí sus datos y contactaremos con usted.

Noemi Castillo. Letrada. Dpto. de Derecho Bancario. Cañizares Abogados.

Facebook: Cañizares Abogados Alicante.

Twitter: @CanizaresAbog

LinkedIn: Cañizares Abogados

966.37.77.93 – 966.08.64.52 / info@canizaresabogados.es

Avda. Aguilera 38 – 4ª planta. 03006 – Alicante.

Visítenos en www.canizaresabogados.es

Comments are closed.