fbpx

Novedades en la Ley de Segunda Oportunidad tras la reforma concursal

Ley de segunda oportunidad

Ley de Segunda Oportunidad, ¿en qué consiste exactamente?

La Ley, también denominada «mecanismo» de segunda oportunidad, es de reciente creación y se encuentra recogida en el RDL 1/2.015 de 27 de Febrero. Consiste en resumen y básicamente en lo que tan expresivamente describe su propia denominación: que una persona física tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida sin tener que arrastrar indefinidamente una deuda que generó por diferentes circunstancias y que nunca podrá satisfacer.

Así pues la Ley de Segunda Oportunidad es un recurso legal que ofrece a particulares y autónomos la posibilidad de renegociar o incluso eliminar de forma total o parcial las deudas que no puedan atender y así superar una situación económica de crisis que hacía imposible el permanecer dentro de los circuitos económicos legales.

¿Cuáles son los requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?.

Esta Ley va dirigida como decimos tanto a personas físicas como a autónomos, pero que en su trayectoria socio-económica hayan demostrado ser buenos pagadores, pero se encuentran atravesando un «bache» económico que ha derivado en su insolvencia. Por tanto, los requisitos que se necesitan van encaminados a probar que el deudor ha actuado de buena fe, y que se pueden resumir en estos puntos:

• Que el concurso de acreedores (herramienta de declaración de imposibilidad de hacer frente a sus obligaciones de pago) no sea declarado culpable.

• Que no haya sido condenado por delitos contra el Patrimonio, Hacienda, Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los últimos 10 años.

• Haber celebrado un intento de acuerdo extrajudicial, dentro o fuera del concurso de acreedores para el pago de las deudas contraídas.

• No haberse acogido a la exoneración de pagos en la última década. Que es en definitiva solicitar el perdón y la cancelación de deudas que resulten impagables por no poseer un patrimonio suficiente.

• Que no haya rechazado una oferta de trabajo acorde con su capacitación profesional en los 4 años anteriores.

• Aceptar ser incluido en el Registro Público Concursal para que aquellos acreedores que tengan interés legítimo puedan averiguar la situación en la que se encuentra.

No podrán acogerse a esta Ley las personas cuya deuda supere los cinco millones de euros.

¿Cómo se tramitan los expedientes para acogerse a este mecanismo?

En primera instancia toda la documentación requerida se hace a través de cualquier notario.

Este trámite requiere de una gran cantidad de trabajo de documentación y gestión frente a diferentes entidades, financieras, proveedores, acreedores, registros, trabajadores, etc. Por este motivo es fundamental contar con el asesoramiento y colaboración de buenos profesionales familiarizados con estas cuestiones, justamente como los que se integran en nuestro bufete contando con gran experiencia en estos asuntos.

Comments are closed.