Herencias Y Testamentos. Dudas Frecuentes (II)

herencias_y_testamentos_II

Unas de las dudas que le surge al público en relación con las herencias y testamentos es qué reducciones o beneficios se aplican sobre el Impuesto de Sucesiones.

Mediante este post, venimos a tratar esas dudas de la forma más sencilla posible puesto que se trata de un tema complejo y que necesitará de un estudio profundo de cada asunto en particular.

En relación a los impuestos que deben pagarse tras la adjudicación de herencia, es importante saber que tendrán que liquidar impuestos  todos aquellos que reciban algo en la herencia, sea como herederos o como legatarios. Y ello, independientemente de que tengan que pagar por ello o no.

Continuar leyendo…

Habrá que tener en cuenta los posibles beneficios fiscales en el Impuesto de Sucesiones, cuya cuantía variará en función de:

– El importe de lo que se adjudique cada uno, puesto que cuanto más se herede, más se pagará.

– El parentesco, sólo tendrán deducciones la sucesión de padres a hijos y viceversa.

También debemos tener en cuenta que los beneficios fiscales en el Impuesto de Sucesiones son diferentes en función de la Comunidad Autónoma en la que nos encontremos.

En nuestro caso vamos a exponer el tema teniendo como referencia la Comunidad Valenciana.

–         Descendientes y adoptados menores de 21 años. Reducción 100.000 € + 8.000 € por cada año menor que 21 con límite de 156.000; además bonificación del 75% (si el sujeto pasivo es residente en la Comunidad Valenciana).

–         Descendientes y adoptados de 21 o más años, cónyuges, ascendientes y adoptantes. Reducción 100.000; además bonificación 75% (si el sujeto pasivo es residente en la Comunidad Valenciana). La pareja de hecho está equiparada al cónyuge.

–         Colaterales 2º y 3º, ascendientes y descendientes afines. No hay reducciones ni beneficios.

–         Reducción por vivienda habitual. En las adquisiciones de la vivienda habitual del causante, se aplicará, con el límite de 150.000 euros para cada sujeto pasivo, una reducción del 95 por 100 del valor de dicha vivienda, siempre que los causahabientes sean el cónyuge, ascendientes o descendientes de aquel, o bien pariente colateral mayor de sesenta y cinco años que hubiese convivido con el causante durante los dos años anteriores al fallecimiento, y que la adquisición se mantenga durante los cinco años siguientes al fallecimiento del causante, salvo que falleciera el adquirente dentro de ese plazo.

–         Minusvalías à Reducción 240.000 (físicos/sensoriales >=65% y psíquicos >= 33%) y bonificación 99% Red. 120.000 (físicos/sensoriales >=33%). Además de bonificación de un 75% en las adquisiciones por discapacitados físicos o sensoriales con un grado de minusvalía igual o superior al 65 por 100 o por discapacitados psíquicos con un grado de minusvalía igual o superior al 33 por 100.

–         Seguro vida de cónyuge, ascendientes y descendientes. No hay reducciones ni bonificaciones.

–         Reducción por transmisión de empresa familiar. 90 ó 95% similares a las del Estado (incluida agraria).

–         Bienes interés cultural o Patrimonio cultural o espacios protegidos. Si son cedidos para exposición 95%,50% ó 25% s/ periodo cedido

Con ello, podemos hacernos una ligera idea de si deberemos pagar o no impuestos de sucesiones e incluso, si somos muy previsores, podremos adelantarnos y optimizar la situación patrimonial familiar para evitar o reducir los impuestos a pagar; para ello contamos con múltiples opciones, ya sea en vida del causante o mediante testamento,  para lo cual, como siempre, recomendamos ponerse en manos de abogados expertos en Derecho de Sucesiones y Tributación a fin de evitar sustos inesperados.

 

Cristina Abellán – Colaboradora

Dpto. Derecho de Familia

Cañizares Abogados.

Comments are closed.