Es habitual que cuando una persona fallece, tenga en su patrimonio tanto bienes como deudas. Y muchos de nuestros clientes nos preguntan sobre el régimen jurídico de esas deudas de la herencia.

Debe quedar claro que en España la Ley no permite aceptar únicamente los bienes de la herencia, renunciando a las deudas, sino que, en su caso, se debe aceptar la totalidad, es decir, tanto bienes como deudas de la herencia.

La existencia de deudas de la herencia de alto valor puede hacer al heredero o herederos reflexionar acerca de la oportunidad de aceptar o renunciar a la herencia, dado que podría darse el caso, y sin duda ocurre con cierta frecuencia, que las deudas del fallecido superan a sus bienes y derechos.

A estos efectos, existen dos formas de aceptar la herencia en España, denominadas por el Código Civil como “pura y simplemente” o a “beneficio de inventario”.

llamanos

Respecto de la primera de ellas, la aceptación pura y simple, implica que desde el momento en que se acepta, el heredero ocupa la posición del fallecido, de manera que recibirá todos sus bienes y asumirá todas sus deudas con todo su patrimonio, incluyendo el previo personal del heredero. Por tanto, dicha forma de aceptación solo será conveniente cuando se conozca que el fallecido no tenía muchas deudas o que las mismas no son de gran cuantía en relación con los activos (propiedades, rentas, saldos bancarios, etc.) de la herencia.

Por otro lado, en caso de aceptar a beneficio de inventario, el heredero no tendrá que responder de las deudas del fallecido con su patrimonio previo personal, sino que responderá de ellas tan solo con el patrimonio heredado. Dicho de otro modo, el heredero estará obligado a pagar las deudas a los acreedores del fallecido con el propio patrimonio del fallecido y en ningún caso con el suyo propio. Esta forma de aceptación de la herencia exige que se realice previamente un inventario de los bienes y deudas del difunto lo que conlleva una serie de formalidades, plazos y costes que requieren de asesoramiento especializado para ser ejecutado. Esta forma de aceptación solo será recomendable cuando se tenga constancia de que las deudas de la herencia superan al valor de los bienes de ésta.

Es importante señalar que el heredero tiene un plazo de treinta días para aceptar o renunciar a la herencia, entendiéndose que acepta pura y simplemente en caso de no decir nada, por lo que sin duda resulta recomendable contar con el asesoramiento de abogados expertos en herencias.

De igual forma, un correcto asesoramiento sobre cómo hacer un testamento puede ayudar a facilitar la adjudicación de los bienes de la herencia a los herederos. Sin duda, la relación de bienes y derechos en testamento otorgará una información muy relevante para los herederos.

Finalmente, el heredero siempre tendrá la opción de renunciar a toda la herencia, tanto a sus bienes como a sus deudas, sin que su situación personal patrimonial se vea afectada de ningún modo.

Si tiene cualquier duda o quiere un presupuesto personalizado, llámenos (966.086.452/ 966.377.793) o déjenos aquí sus datos y nos pondremos en contacto.

Ana Lorente. Dpto. de Derecho Civil. Cañizares Abogados.

Facebook: Cañizares Abogados Alicante.

Twitter: @CanizaresAbog

LinkedIn: Cañizares Abogados

T 966.37.77.93 – 966.08.64.52 / info@canizaresabogados.es

Avda. Aguilera 38 – 4ª planta. 03006 – Alicante. www.canizaresabogados.es

 

Comments are closed.