delitos

Recientes estudios revelan una descenso importante de las categorías de los homicidios dolosos y asesinatos consumados (-5,7%), que corrobora una tendencia en la disminución de los delitos contra la vida, de los delitos de sustracción de vehículos a motor (-7,8%) y a continuación, y según la importancia de la disminución de hechos delictivos, les suceden otras tipologías delictivas como el tráfico de drogas (-4,7%), los robos con fuerza (-2,2%) y los daños (-3,1%).

No obstante, el balance registra un aumento significativo en la delincuencia violenta de un 7% y en los robos con violencia e intimidación de un 10,4%, lo que pone de manifiesto que, aunque haya descendido levemente la criminalidad, los delitos se comenten con mayor violencia. Así mismo se produce un notable incremento de los hechos delictivos vinculados a los robos con fuerza en los domicilios (25,4%).

Como abogados especialistas en Derecho Penal, entendemos que las frías estadísticas vienen a decir que la delincuencia evoluciona, y esa evolución es intrínsecamente proporcional y guarda una estrecha relación con los cambios sociales.

Así, observamos como con el aumento de la crisis, el desempleo y la precaria situación económica, aumenta la comisión de delitos como robos en domicilios y robos con fuerza; delitos que comúnmente vienen asociados a la necesidad o a la subsistencia, siendo significativo además que nuestra experiencia constata que recientemente se han sumado a este tipo de prácticas personas que, sin ser delincuentes habituales, recurren a estas conductas movidas por la desesperación.

En contraposición, encontramos un descenso en delitos como tráfico de drogas y sustracción de vehículos a motor. Pese a que pueda sonar frívolo u oportunista, la reflexión es obvia, y es que los tipos delictivos que aumentan tienen una marcada tendencia a la consecución de lucro y/o beneficio económico, por que si trasladamos ese fin delictivo a la realidad social, la consecuencia directa es que a menor poder adquisitivo en las calles menor será la tendencia a la practica de conductas que a la postre (y aún pareciendo increíble) ya no son tan lucrativas como lo eran antes.

Como abogados especialistas en derecho penal, recomendamos siempre la prevención y, para el supuesto de ser víctima de delito, recibir asesoramiento letrado de calidad. Un buen asesoramiento a tiempo va  resultar siempre rentable en todos los sentidos.

 

Dpto. Derecho Penal.

Comments are closed.