Alcoholemia. Conducir borracho se paga caro. ¿Qué pasa si me paran en un control de alcoholemia?

alcoholemia

Seguramente los más jóvenes no recuerden aquello que decía Stevie Wonder allá por los ’80 “Si bebes, no conduscasss”; Los que ya contamos algunos años y además ejercemos la abogacía sabemos que el bueno de Stevie tenía razón. Una tasa de alcoholemia alta y coche o moto son mala combinación.

Supongamos que bebemos más de la cuenta y/o consumimos drogas y decidimos ponernos al volante.

¿A qué nos exponemos?

Pues en primer lugar y más importante es a poner en riesgo nuestra integridad y la de los demás; motivo más que suficiente para desechar nuestra desafortunada idea.

En segundo lugar somos candidatos a cruzarnos con el temido control de alcoholemia y drogas, lo que puede derivar en una sanción administrativa (multa) cuando superemos la tasa de alcoholemia que ilustramos en la siguiente tabla:

CONDUCTOR

TASA EN AIRE

TASA EN SANGRE

GENERAL

0,25 mg/l

0,5 g/l

NOVEL

0,15 mg/l

0,3 g/l

PROFESIONAL

0,15 mg/l

0,3 g/l

 

Sin embargo, si por una de esas casualidades, la tasa de alcoholemia supera en aire espirado los 0,60 miligramos por litro o en sangre 1,2 gramos por litro, entonces el problema es mucho más serio, dado que ya pasamos DELITO con todo lo que ello conlleva, es decir: nuestro coche pasa a estar inmovilizado, la policía  nos retira el carné de conducir y nosotros seremos citados a juicio rápido a la mañana siguiente, donde además de soportar la resaca, deberemos enfrentarnos a un fiscal y a un juez, que Código Penal en mano, barajan las siguientes penas:

 Artículo 379 del Código Penal

2. “…la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.”

 ¿Qué ocurre si por un momento se nos pasa por la cabeza no hacer la prueba de alcoholemia o drogas pensando que así no nos pillan?

Pues pasa que la cosa se pone un pelín más complicada aún, por que si nos fijamos en lo que dice el Código Penal, resulta que la pena contemplada es CÁRCEL, y aquí no existe la posibilidad como ocurría en el supuesto anterior de optar por la pena de multa o trabajos en beneficio dela Comunidad.

Artículo 383 del Código Penal

“…..la penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

 ¿Qué pasa si ya tenemos antecedentes, es decir, tuvimos un problema de este tipo previamente, perdimos el carné y aún así decidimos tentar a la suerte conduciendo con la esperanza de que nadie se entere?

Pues para este caso, el Código Penal nos tiene reservada en la mayoría de los casos una multa ejemplar (y con ejemplar me refiero a una multa por un pastón de los que quitan el hipo) y en el peor de los casos pena de prisión. Para el caso de que la pena sea de cárcel habrá que tener en consideración que ésta sería la segunda infracción y por lo tanto sería muy complicado evitar la entrada en prisión.

 Artículo 384 del Código Penal

“…. pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de doce a veinticuatro meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días.

 En cualquiera de estos supuestos, la mejor opción es asesorarse con un abogado especializados en derecho penal y juicios rápidos por alcoholemia, que puedan analizar el caso, tanto en su fase policial como judicial, en busca de algún elemento que anule o invalide el procedimiento o algún otro hecho extintivo de la responsabilidad penal, o en su defecto, pueda negociar una conformidad con el Ministerio Fiscal que reduzca la pena al mínimo.

Independientemente de lo anterior, nuestro consejo es que si no queremos pasar un mal trago, lo mejor es que si hemos bebido y tenemos que volver a casa, en lugar de coger el coche optemos por medios de transporte alternativos como un taxi, bus, el Tram o la más económica, que es convencer a ese amigo/a misericordioso que todos tenemos (y que está SOBRIO), para que nos haga de chófer y si se tercia nos arrope y nos de un besito en la frente antes de acostarnos.

La opción B es que si nos hemos metido en un lío de este calibre contactéis con nosotros, os asesoraremos. Puedes dejarnos aquí tus datos y contactaremos de forma inmediata, incluso fines de semana.

Si quieres saber más sobre el delito de alcoholemia, haz click aquí.

Facebook: Cañizares Abogados Alicante.

Twitter: @CanizaresAbog

LinkedIn: Cañizares Abogados

966.37.77.93 – 966.08.64.52 / info@canizaresabogados.es

Avda. Aguilera 38 – 4ª planta. 03006 – Alicante.

Visítenos en www.canizaresabogados.es

Comments are closed.