Concesión de permiso de residencia por compra de inmuebles en la Ley del Emprendedor

inversor

Concesión de permiso de residencia por compra de inmuebles.

Tras la entrada en vigor el pasado 29 de septiembre de 2013 de la Ley 14/2013 de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, los rumores que en los últimos meses circulaban con relación a la posible concesión de permiso de residencia a inversores extranjeros por compra de inmuebles en España se han tornado una realidad, de forma que estos afortunados inversores podrán evitar las incomodidades de tener que salir del país cada noventa días a renovar sus visados.

Y lo cierto es que el texto de los artículos 63 a 67 de la citada Ley del Emprendedor se ha quedado corto si lo comparamos con las  estimaciones iniciales por cuanto la Ley fija el mínimo de inversión en compra de inmuebles en la nada despreciable suma de 500.000 €, limitando esta vía de acceso al permiso de residencia tan sólo a los extranjeros de rentas más altas.

Dejando a un lado la posibilidad de obtener el permiso de residencia por compra de deuda pública, acciones o participaciones de empresas españolas, inversión en depósitos bancarios de entidades financieras españolas o creación de un proyecto empresarial de interés general – que será objeto de estudio en próximos números de esta revista – el objeto de este artículo se centra en la obtención de permiso de residencia por adquisición de inmuebles.

Y en este sentido, como decimos, el artículo 63 de la Ley requiere para la concesión del visado de residencia una inversión significativa de capital por adquisición de inmuebles de valor igual o superior a 500.000 € por cada solicitante. Inversión que deberá resultar de dinero traído desde fuera de España y podrá ser realizada a través de persona jurídica, siempre y cuando el extranjero domine la sociedad (derechos de voto y nombramiento de los miembros de los órganos de administración).

A continuación, el articulo 64 expone los requisitos para la concesión del visado de residencia, que se concretan en la obtención de información continuada de dominio y cargas del Registro de la Propiedad a través de certificado que incorpore un código electrónico de verificación y acredite que de la total i versión en inmuebles, al menos 500.000 € están libres de toda carga o gravamen, de forma que no podrán estar hipotecados.

El artículo 65, por su parte, determina que la concesión del visado de residencia permitirá residir en España durante, al menos, un año, previendo el artículo 66 la posibilidad de conceder autorización de residencia por periodos renovables de dos años a los inversores que así lo deseen, exigiendo, además de los requisitos generales (antecedentes penales, seguro médico, recursos económicos suficientes, entre otros), haber viajado a España al menos una vez durante el periodo autorizado para residir, continuar siendo propietario de los bienes inmuebles y finalmente, el cumplimiento de las obligaciones en materia tributaria y de Seguridad Social.

Se trata pues de una nueva vía para la captación de inversores extranjeros que, visto lo visto, va claramente dirigida a las rentas más altas, dejando para otra ocasión el objetivo de disminuir el stock de viviendas vacías existente en nuestro país.

Habrá pues que darle tiempo a esta nueva Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización para conocer su impacto en nuestra sociedad y economía.

 

Alberto Cañizares.

Socio en Cañizares Abogados.

Artículo publicado en la Revista Impuls Plus #9.

Comments are closed.