Cómo reclamar una pensión de alimentos de forma rápida y sencilla. Las diferencias entre gastos ordinarios y extraordinarios.

reclamar_una_pension_de_alimentos_de_forma_rapida_y_sencilla

 

A menudo se nos plantea en el despacho la siguiente pregunta:

¿Cómo puedo reclamar una pensión de alimentos de forma rápida y sencilla?

Como nota común para reclamar una pensión de alimentos, será necesario contar con una sentencia judicial que sirva de título suficiente para iniciar la ejecución pretendida (incluso cuando las partes de mutuo acuerdo llegaron a un Convenio o Pacto, éste debe ser ratificado en presencia judicial y recogido en la correspondiente sentencia).

Es importante destacar que la realidad económica actual pone de manifiesto la necesidad apremiante de ejecutar las sentencias que condenan a prestar una pensión de alimentos por parte de uno de los progenitores y a favor del otro.

clausula suelo de tu hipoteca

Si bien no existe una fórmula genérica e infalible que asegure la efectiva ejecución y recuperación de la pensión de alimentos en caso de impago, sino que habrá que estudiar cada caso concreto, sí  existen ciertos parámetros que facilitan y garantizan en mayor medida la ejecución de la pensión de alimentos y que pueden ser utilizados con carácter preventivo.

Y aquí llegamos al objeto de este artículo que se centra en el conocimiento de los diferentes tipos de gastos (en términos de Derecho de familia) que pueden concurrir tras un divorcio o separación y cómo su configuración nos puede ayudar a reclamar una pensión de alimentos de forma rápida y sencilla.

En este sentido, en el Convenio Regulador o en la sentencia de divorcio o separación se debe hacer referencia a dos conceptos, gastos ordinarios y gastos extraordinarios, cuyo significado, si bien puede parecer claro a priori, en realidad es uno de los motivos principales que induce a errores y disputas, en lo que a reclamación de pensión de alimentos se refiere.

Ello nos lleva a insistir en que para poder reclamar una pensión de alimentos de forma rápida y sencilla es necesario contar con un Convenio Regulador o una sentencia que desglose con detalle los gastos que cada cónyuge debe asumir, evitando así futuras ambigüedades sobre la procedencia o improcedencia de un determinado gasto.

Y en ello, tenemos que aclarar los conceptos que tanta controversia y confusión causan, con base en el contenido de múltiples sentencia emitidas por los Juzgados de Familia existentes en la provincia de Alicante y muy especialmente, los Juzgados de Primera Instancia nº 8 y 10 de Alicante, que como es sabido, están especializados en Derecho de Familia:

Gastos ordinarios. Son aquellos de carácter previsible, periódico e imprescindibles para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica, educación y formación de los hijos, etc. y que están incluidos en la pensión de alimentos.

Por ejemplo, gastos por enseñanza obligatoria, primaria y secundaria, cuotas de colegio y matrícula, o material escolar; cursos de idiomas o clases particulares; actividades extraescolares si ya tenían lugar cuando se pactó (o eran previsibles), los gastos por matrícula y formación universitaria (no siempre).  Todos ellos caracterizados por ser previsibles y periódicos.

Gastos extraordinarios. Son aquellos que, en contraposición a los anteriores, no son ni previsibles ni periódicos pero dado su carácter necesario devienen obligatorios. Así y en defecto de pacto, será el Juez quien fije la proporción a asumir por cada cónyuge.

Por ejemplo, clases de repaso o apoyo si existe necesidad, actividades extraescolares si se revelan necesarios para el desarrollo del menor, gastos médicos, terapéuticos o farmacéuticos no cubiertos por la Seguridad social, higiene bucal y ortodoncia, viajes de estudios cuando se estiman necesarios, carné de conducir, etc.

Finalmente podríamos incluir un tercer tipo de gastos, que se denominarían Gastos potestativos. Son aquellos que se denominan como extraescolares por no ser estrictamente necesarios. Son de naturaleza potestativa y de realización consensuada. De tal forma que una vez notificados y acreditados documentalmente (razón, coste) estos gastos, y si no hubiere oposición o mediase consentimiento tácito, serán a cargo de ambos progenitores.

Por lo tanto y en vistas a exigir el pago de la pensión de alimentos y de otros gastos, deberemos diferenciar entre los que son realmente exigibles y lo que no lo son. En caso de discrepancia a este respecto se podrá plantear la duda al Tribunal que dictó la sentencia objeto de ejecución a los efectos de reclamar una pensión de alimentos de forma rápida y sencilla, recomendándote como siempre que en caso de conflicto de familia, acudas a abogados especializados.

Si estás en esa situación, contacta con Cañizares Abogados. Somo expertos en Derecho de Familia. Llámanos sin compromiso (966.08.64.52 / 966.37.77.93).

Dpto. Derecho de Familia.

Cañizares Abogados.

Comments are closed.