Cómo obtener la nacionalidad española (Parte III)

Cómo obtener la nacionalidad española

Cómo obtener la nacionalidad española (III)

Nacionalidad por carta de naturaleza o posesión de estado

Siguiendo con los artículos publicados en la revista Impuls PLUS Nº13 y Nº14, en los que abordamos la forma de obtener la nacionalidad española por opción y por residencia, respectivamente, vamos a analizar ahora las dos últimas formas que restan; se trata de la nacionalidad por Carta de Naturaleza y Posesión de Estado.

Como podremos ver a continuación, ninguna de las dos es la forma habitual de obtener la nacionalidad española, ya que en ambos casos concurren situaciones poco habituales.

La primera de ellas es la Nacionalidad por Carta de Naturaleza.

Esta forma de adquirir la nacionalidad española es extraordinaria y no se encuentra sujeta a las normas generales de procedimiento administrativo, sino que por el contrario, es el Gobierno de la Nación el que tiene la facultad de concederla, mediante Real Decreto y de forma discrecional, tras valorar la concurrencia de circunstancias excepcionales.

Se trata de una posibilidad que se concede al Gobierno con base en razones de interés público o humanitario de carácter excepcional que la justifiquen.

Ejemplo de ello es el acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros de 12 de marzo de 2004 por el que se aprobó la concesión de la nacionalidad española a las víctimas y familiares directos del atentado ocurrido en Madrid el día 11/03/2004 (RD 453/2004, de 18 de marzo, BOE núm. 70, de 22/03/2004).

En este caso, al igual que en los supuestos de adquisición de la nacionalidad española por opción o por residencia, se deberá:

-Jurar o prometer fidelidad al Rey y obediencia a la Constitución y a las leyes, siempre que el optante haya cumplido los 14 años y sea capaz de prestar una declaración por sí mismo;

-Renunciar a su anterior nacionalidad por medio de una declaración formal, exceptuándose las personas que ostenten la nacionalidad de Andorra, Portugal, Filipinas, un país iberoamericano o Guinea Ecuatorial.

La segunda forma es la Nacionalidad por Posesión de Estado.

Se trata ésta de una forma curiosa de acceder a la nacionalidad española por cuanto, en cierto modo, implica un error, tal y como pasamos a exponer.

Toda persona que haya poseído y utilizado la nacionalidad española durante 10 años, de forma continuada y de buena fe (sin tener conocimiento de que en realidad, no es español), con base en un título inscrito en el Registro Civil, tendrá derecho a la nacionalidad española.

E incluso en el caso de que se anule el título inscrito en el Registro Civil, la nacionalidad española no se perderá.

Para que se dé este curioso supuesto, es necesario que el interesado haya mantenido una actitud activa en la posesión de la nacionalidad española, así como en su utilización; es decir, que se haya comportado teniéndose a sí mismo por español, tanto a la hora de cumplir con sus obligaciones y deberes, como en el disfrute de sus derechos, en relación con los órganos del Estado Español.

En los dos casos analizados en este artículo, será en el Registro Civil del domicilio del interesado, donde se tramitará y resolverá el expediente.

Alberto Cañizares.

Socio Director en Cañizares Abogados

Artículo publicado en la revista Impuls Plus #15

Comments are closed.