Categoría: Sin categoría

Selección de personal CAÑIZARES ABOGADOS.

logo_despacho_calidad

Buscamos a una persona con los siguientes requisitos:

–         Licenciado en Derecho.

–         Dominio del Inglés (hablado y escrito). Nivel medio/alto, suficiente para mantener una conversación telefónica.

–         Conocimientos de informática a nivel usuario (WORD e Internet)

–         Residencia en Alicante o municipios cercanos.

–         Dotes comerciales y de atención al cliente.

–         Menor de 30 años

–         Carné de conducir y vehículo propio.

–         Disponibilidad inmediata.

 

Se valorará muy positivamente:

–         Estar colegiado.

–         Facilidad de redacción.

–         Buena presencia.

–         Ganas de trabajar y aprender. Trabajo en equipo.

–         Don de gentes.

–         Dinamismo y proactividad.

–         Responsabilidad y Organización.

 

No se valoran posibles colaboraciones externas en esta selección de personal.

Interesados remitir CV a info@canizaresabogados.es

 

 

 

 

 

 

Abogados y gasolineras. Una pareja simbiótica.

abogados_y_gasolinerasLos propietarios y gerentes de estaciones de servicio o gasolineras saben perfectamente que una gasolinera es un establecimiento que, además de suministrar carburante, ofrece muchos otros servicios con las complejidades y especialidades de cada uno de ellos.

A los más tradicionales servicios de venta de gasolinas y gasóleos, se fueron añadiendo los servicios de lavado de vehículos y venta de todo tipo de productos en tiendas. Cada vez más, podemos observar auténticas boutiques en nuestras carreteras en las que, además de repostar, el cliente disfruta de otros muchos servicios.

Todo ello provoca que las gasolineras generen todo tipo de desencuentros y conflictos que hacen recomendable la relación entre abogados y gasolineras, de forma que por el empresario del sector, conjuntamente con sus servicios jurídicos, se haga una labor de prevención de procedimientos judiciales tan diversos como pueden ser las reclamaciones de cantidad (por impago de suministros), denuncias por daños en lavaderos, caídas en pista y un largo etcétera.

Todos estos servicios contrastan con las graves dificultades del sector al que tienen que hacer frente los llamados gasolinerOs que deben lidiar, entre otros, con las propias compañías petroleras que cada reducen cada vez más sus márgenes de beneficios hasta hacer peligrar el negocio.

Y siendo ello perfectamente lícito dentro del juego de la oferta y la demanda, lo que no es de recibo es que las grandes petroleras aprovechen lagunas o imprecisiones legales para obtener un enriquecimiento injusto a costa de LA GASOLINERA.

Y esto es lo que parece haber ocurrido con los contratos de estación de servicio sometidos al índice conocido como PLATTS, que viene a ser lo que el EURIBOR a las hipotecas; es decir, el indicador de precios del petróleo en los mercados de energía al que se vinculan la mayoría de los contratos de suministro de carburantes y combustibles.

Los contratos de explotación de gasolineras o estaciones de servicio que se referencian al índice PLATTS suelen añadir un elemento que denominan PRIMA, en concepto de costes logísticos de la petrolera, así como los correspondientes IMPUESTOS aplicables conforme a la legislación vigente, que en el caso que nos ocupa resulta ser la Ley 38/1992, de 28 de diciembre, de Impuestos Especiales y Reglamento que lo desarrolla.

De esta forma, el precio del producto se determina como sigue:

PRECIO DEL PRODUCTO = COTIZACIÓN PLATTS + PRIMA + IMPUESTOS.

 

Hata aquí todo es correcto; sin embargo, parece que algunas petroleras, con motivo de la Ley 53/2002, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y de Orden Social-, en el periodo comprendido desde la firma del contrato y hasta el 31 de diciembre de 2012, podrían haber aplicado de forma incorrecta la mencionada Ley 38/1992, de 28 de diciembre, de Impuestos Especiales en perjuicio de las gasolineras.

Y aquí es donde viene el problema. Existen diferentes procedimientos judiciales en los que se está valorando si las petroleras, conscientes de la exención, se beneficiaron de ella en perjuicio de la estación de servicio, a quien no le aplicaron dicha exención.

Resulta fácil deducir que el error habría generado unos beneficios millonarios a las petroleras (hasta 2 céntimos de euro por litro), que niegan indebidamente a las gasolineras un beneficio fiscal del que se benefician.

Se trata este de un nuevo asunto que recomienda aunar esfuerzos entre abogados y gasolineras, ya que se trata de mucho dinero que las gasolineras están dejando de recibir, pese a tener derecho a ello.

Como siempre, recomendamos que los empresarios del sector que crean estar afectadas, se pongan en contacto con abogados expertos en gestión de estaciones de servicio que defiendan sus derechos debidamente.

Alberto Cañizares.

Dpto. Derecho Mercantil.

Socio Director en Cañizares Abogados.