Categoría: Extranjería

Cómo adoptar un niño en Rusia

como adoptar un niño en Rusia

Ya son varios los clientes que nos preguntan acerca de los requisitos para adoptar un niño ruso en España… qué necesitan, cuánto tiempo se tarda…

Pues bien, el estado ruso permite adoptar a niños de su nacionalidad sólo en aquellos casos en que no existe la posibilidad de educar a estos menores en las familias rusas o cuando los propios familiares de estos menores no tienen la posibilidad de adoptarlos. Debe constar la renuncia de los padres biológicos, ya sea voluntaria o por privación de la patria potestad.

Estas adopciones por personas extranjeras no parientes se efectúan al amparo de la legislación de procedencia del menor, en este caso, la legislación rusa, que permite que el menor sea adoptado por un extranjero cuando hayan transcurrido catorce meses desde que el menor ingresa en el Banco Federal de Datos tras quedarse sin la custodia de sus progenitores.

En ese periodo de catorce meses, una familia rusa podrá solicitar su adopción. En caso de no haber sido adoptado por una familia nacional rusa, se propondrá al menor para la adopción internacional. Es decir, los nacionales rusos siempre van a tener preferencia ante una familia extranjera en lo que a adopciones se refiere.

En caso de resultar agraciados con una adopción de un menor ruso, serán necesarios dos viajes a este país; el primero para conocer al menor y firmar ante un notario que se acepta la asignación propuesta, y el segundo para adoptarle tras la celebración de un juicio. Entre ambos viajes suelen transcurrir, aproximadamente, seis meses.

Además, la Federación Rusa se reserva el derecho de derogar estas adopciones en el orden judicial, a pesar de que ya estuvieren constituidas, en aquellos casos en los que exista una violación de los derechos del menor, establecidos en la legislación rusa y en los acuerdos internacionales.

Los gastos derivados de la gestión de la adopción de los menores nacionales por personas extranjeras en Rusia son gratuitos, de forma que ningún funcionario está autorizado a recibir remuneración alguna por este concepto.

El coste de los servicios de los organismos extranjeros de adopción de menores se regula por la legislación del Estado correspondiente.

Los principales requisitos para adoptar a un menor ruso siendo una persona extranjera son:

  • Ser mayor de 25 años
  • Haber obtenido el Certificado de Idoneidad
  • Matrimonios heterosexuales. Actualmente, Rusia no admite parejas de hecho ni familias monoparentales
  • No tener antecedentes penales
  • Tener un nivel de ingresos que permita una adecuada atención al menor
  • No haber perdido la patria potestad de otro hijo
  • No padecer ninguna enfermedades grave

La principal documentación a aportar es la siguiente:

  • Solicitud al Departamento de Adopción y cuestionario
  • Pasaporte, certificados de matrimonio y nacimiento
  • Compromiso inscripción consular y de seguimiento
  • Certificado médico oficial y certificado de penales
  • Permiso para la entrada de menor
  • Certificado de ingresos mínimos vitales, información financiera y de suficiencia de medios económicos.

Esta enumeración puede sufrir variaciones, dependiendo del requerimiento que pudieran hacer los jueces y tribunales de cada región rusa.

Los documentos, para ser válidos, necesitarán la legalización de la Apostilla de La Haya y tendrán una validez de un año desde que fueron expedidos, excepto los informes médicos, que tendrán una validez de seis meses, o los certificados de antecedentes penales, cuya validez será de tres meses, desde la fecha de expedición.

Si alguien se anima a la maravillosa experiencia de adoptar, le deseamos toda la felicidad del mundo.

Noemi Castillo.

Letrada en Cañizares Abogados.

Artículo publicado en la revista Impuls Plus #16

Cómo obtener la nacionalidad española (Parte III)

Cómo obtener la nacionalidad española

Cómo obtener la nacionalidad española (III)

Nacionalidad por carta de naturaleza o posesión de estado

Siguiendo con los artículos publicados en la revista Impuls PLUS Nº13 y Nº14, en los que abordamos la forma de obtener la nacionalidad española por opción y por residencia, respectivamente, vamos a analizar ahora las dos últimas formas que restan; se trata de la nacionalidad por Carta de Naturaleza y Posesión de Estado.

Como podremos ver a continuación, ninguna de las dos es la forma habitual de obtener la nacionalidad española, ya que en ambos casos concurren situaciones poco habituales.

La primera de ellas es la Nacionalidad por Carta de Naturaleza.

Esta forma de adquirir la nacionalidad española es extraordinaria y no se encuentra sujeta a las normas generales de procedimiento administrativo, sino que por el contrario, es el Gobierno de la Nación el que tiene la facultad de concederla, mediante Real Decreto y de forma discrecional, tras valorar la concurrencia de circunstancias excepcionales.

Se trata de una posibilidad que se concede al Gobierno con base en razones de interés público o humanitario de carácter excepcional que la justifiquen.

Ejemplo de ello es el acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros de 12 de marzo de 2004 por el que se aprobó la concesión de la nacionalidad española a las víctimas y familiares directos del atentado ocurrido en Madrid el día 11/03/2004 (RD 453/2004, de 18 de marzo, BOE núm. 70, de 22/03/2004).

En este caso, al igual que en los supuestos de adquisición de la nacionalidad española por opción o por residencia, se deberá:

-Jurar o prometer fidelidad al Rey y obediencia a la Constitución y a las leyes, siempre que el optante haya cumplido los 14 años y sea capaz de prestar una declaración por sí mismo;

-Renunciar a su anterior nacionalidad por medio de una declaración formal, exceptuándose las personas que ostenten la nacionalidad de Andorra, Portugal, Filipinas, un país iberoamericano o Guinea Ecuatorial.

La segunda forma es la Nacionalidad por Posesión de Estado.

Se trata ésta de una forma curiosa de acceder a la nacionalidad española por cuanto, en cierto modo, implica un error, tal y como pasamos a exponer.

Toda persona que haya poseído y utilizado la nacionalidad española durante 10 años, de forma continuada y de buena fe (sin tener conocimiento de que en realidad, no es español), con base en un título inscrito en el Registro Civil, tendrá derecho a la nacionalidad española.

E incluso en el caso de que se anule el título inscrito en el Registro Civil, la nacionalidad española no se perderá.

Para que se dé este curioso supuesto, es necesario que el interesado haya mantenido una actitud activa en la posesión de la nacionalidad española, así como en su utilización; es decir, que se haya comportado teniéndose a sí mismo por español, tanto a la hora de cumplir con sus obligaciones y deberes, como en el disfrute de sus derechos, en relación con los órganos del Estado Español.

En los dos casos analizados en este artículo, será en el Registro Civil del domicilio del interesado, donde se tramitará y resolverá el expediente.

Alberto Cañizares.

Socio Director en Cañizares Abogados

Artículo publicado en la revista Impuls Plus #15

Cómo obtener la nacionalidad española (I). Nacionalidad por opción

Como_obtener_la_nacionalidad_españolaIniciamos en esta edición una nueva serie de artículos con el fin de exponer de la forma más sencilla posible cómo obtener la nacionalidad española, para lo cual existen cuatro formas.

En este artículo, vamos a analizar la primera de ellas, conocida como nacionalidad por opción, consistente en un beneficio que la legislación española ofrece a los extranjeros que se encuentren en alguna de las siguientes situaciones:

– Estar o haber estado sujetos a la patria potestad (conjunto de derecho y obligaciones que corresponden a los padres sobre los hijos menores no emancipados o incapacitados, con independencia de su filiación, así como sobre los hijos adoptivos) de un español.

– Haber nacido en territorio español con madre o padre de nacionalidad española.

– Establecer legalmente la filiación (quiénes son sus padres) o su nacimiento en España tras haber cumplido los 18 años de edad, en cuyo caso, podrá optar a la nacionalidad hasta dos años después de determinar la filiación o el nacimiento.

– Ser adoptado por españoles tras haber cumplido los 18 años de edad. En este supuesto el derecho a optar existe hasta que transcurra el plazo de 2 años a partir de que se constituya la adopción.

Dependiendo de la edad o estado del solicitante, las personas que pueden realizar la opción son las siguientes:

– Menores o incapacitados que tengan derecho a la opción; en este caso, la opción será realizada por el representante legal del optante, para lo cual necesitará autorización del Encargado del Registro Civil del domicilio del representante legal, previo dictamen del Ministerio Fiscal.

– Los mayores de 14 años, que optarán por sí mismos, asistidos por su representante legal.

– Los incapaces, siempre y cuando la sentencia de incapacitación se lo permita.

– En caso de emancipación, deberá optar el propio interesado, debiendo tener en cuenta que esta posibilidad caduca en el momento en el que el interesado cumple 20 años de edad, salvo que por su ley personal el interesado no adquiera la mayoría de edad a los 18 años, en cuyo caso, el plazo será de 2 años desde que se adquiera la mayoría de edad.

En lo que al lugar de realización de la opción, todos los trámites deberán realizarse en el Registro Civil del domicilio del interesado o de su representante.

Alberto Cañizares.

Socio Director en Cañizares Abogados

Artículo publicado en la revista Impuls Plus #13

Concesion de permiso de residencia para inversores

impuls 11Concesión de permiso de residencia para inversores. Desarrollo de un proyecto empresarial de interés general.

Concluimos con este artículo la trilogía que anunciamos en el Nº9 de esta revista con motivo de las opciones que la Ley 14/2013, de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, ofrece a los inversores extranjeros para que puedan residir legalmente en nuestro país, junto con su cónyuge e hijos menores de 18 años o mayores de edad a su cargo por razones de salud.

Si inicialmente analizamos la obtención del permiso de residencia por compra de vivienda y posteriormente -en el Nº10 de esta publicación- por compra de deuda pública o inversiones en empresas o bancos españoles, procede ahora estudiar la posibilidad de obtener el mencionado permiso de residencia mediante el desarrollo de un proyecto empresarial que merezca la consideración de interés general.

Interés general que se valorará, ex artículo 63.2.c) de la Ley del Emprendedor, cuando al menos se dé una de las siguientes condiciones:

1.- Creación de puestos de trabajo,

2.- Realización de una inversión con impacto socioeconómico de relevancia en el ámbito geográfico en el que se vaya a desarrollar la actividad o finalmente,

3.- Aportación relevante a la innovación científica y/o tecnológica.

Al margen de que la propia norma exija que se cumpla al menos uno de los mencionados requisitos, a nadie escapa que la condición de interés general de un proyecto empresarial se configura como un elemento claramente subjetivo, por lo que el inversor deberá acreditar a la Administración el beneficio de su idea de empresa, de lo que se deduce que, obviamente, el proyecto empresarial deberá tener unas dimensiones y repercusión considerables.

A la anterior conclusión se llega igualmente por comparación de las cifras manejadas por la Ley del Emprendedor en las vías de concesión de permiso de residencia por compra de vivienda o inversión en empresas o bancos españoles.

Sea como fuere, en un esfuerzo por objetivar el procedimiento, el apartado c) del artículo 64 de la Ley requiere que se presente un informe favorable de la Oficina Económica y Comercial del ámbito de demarcación geográfica donde el inversor presente la solicitud del visado, para constatar que en el proyecto empresarial presentado concurren razones de interés general.

La concesión del visado de residencia por esta vía, al igual que en los otros dos casos ya mencionados, permitirá al inversor residir en España durante un año, pudiendo concederse autorización de residencia por periodos renovables de dos años siempre y cuando el inversor, además de los requisitos generales relacionados en el artículo 62 de la Ley del Emprendedor (antecedentes penales, seguro médico, recursos económicos suficientes, entre otros), demuestre que las razones de interés general acreditadas inicialmente se mantienen, a través de la presentación de un informe favorable de la Dirección General de Comercio e Inversiones del Ministerio de Economía y Competitividad (artículo 66.2.e de la Ley del Emprendedor).

Se trata pues esta tercera vía de una opción que en principio se ha revelado poco atractiva dada la complejidad de la misma, resultando más sencillo para los interesados optar por la compra de vivienda o inversión en empresas o bancos como fórmulas para obtener lo que se ha  conocido como la Golden Visa.

Alberto Cañizares.

Socio Director en Cañizares Abogados

Artículo publicado en la Revista Impuls Plus #11.

Concesión de permiso de residencia por compra de inmuebles en la Ley del Emprendedor

Concesión de permiso de residencia por compra de inmuebles.

Tras la entrada en vigor el pasado 29 de septiembre de 2013 de la Ley 14/2013 de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, los rumores que en los últimos meses circulaban con relación a la posible concesión de permiso de residencia a inversores extranjeros por compra de inmuebles en España se han tornado una realidad, de forma que estos afortunados inversores podrán evitar las incomodidades de tener que salir del país cada noventa días a renovar sus visados.

Y lo cierto es que el texto de los artículos 63 a 67 de la citada Ley del Emprendedor se ha quedado corto si lo comparamos con las  estimaciones iniciales por cuanto la Ley fija el mínimo de inversión en compra de inmuebles en la nada despreciable suma de 500.000 €, limitando esta vía de acceso al permiso de residencia tan sólo a los extranjeros de rentas más altas.

Dejando a un lado la posibilidad de obtener el permiso de residencia por compra de deuda pública, acciones o participaciones de empresas españolas, inversión en depósitos bancarios de entidades financieras españolas o creación de un proyecto empresarial de interés general – que será objeto de estudio en próximos números de esta revista – el objeto de este artículo se centra en la obtención de permiso de residencia por adquisición de inmuebles.

Y en este sentido, como decimos, el artículo 63 de la Ley requiere para la concesión del visado de residencia una inversión significativa de capital por adquisición de inmuebles de valor igual o superior a 500.000 € por cada solicitante. Inversión que deberá resultar de dinero traído desde fuera de España y podrá ser realizada a través de persona jurídica, siempre y cuando el extranjero domine la sociedad (derechos de voto y nombramiento de los miembros de los órganos de administración).

A continuación, el articulo 64 expone los requisitos para la concesión del visado de residencia, que se concretan en la obtención de información continuada de dominio y cargas del Registro de la Propiedad a través de certificado que incorpore un código electrónico de verificación y acredite que de la total i versión en inmuebles, al menos 500.000 € están libres de toda carga o gravamen, de forma que no podrán estar hipotecados.

El artículo 65, por su parte, determina que la concesión del visado de residencia permitirá residir en España durante, al menos, un año, previendo el artículo 66 la posibilidad de conceder autorización de residencia por periodos renovables de dos años a los inversores que así lo deseen, exigiendo, además de los requisitos generales (antecedentes penales, seguro médico, recursos económicos suficientes, entre otros), haber viajado a España al menos una vez durante el periodo autorizado para residir, continuar siendo propietario de los bienes inmuebles y finalmente, el cumplimiento de las obligaciones en materia tributaria y de Seguridad Social.

Se trata pues de una nueva vía para la captación de inversores extranjeros que, visto lo visto, va claramente dirigida a las rentas más altas, dejando para otra ocasión el objetivo de disminuir el stock de viviendas vacías existente en nuestro país.

Habrá pues que darle tiempo a esta nueva Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización para conocer su impacto en nuestra sociedad y economía.

 

Alberto Cañizares.

Socio en Cañizares Abogados.

Artículo publicado en la Revista Impuls Plus #9.